Orden Martinista Rectificada

image19

Fundada en 1948 por uno de los miembros del Consejo Supremo de Augustin Chaboseau. Es posible que Jules Boucher, que la presenta en su folleto titulado “Del Martinismo y de las Órdenes Martinistas” aparecido en la revista “El simbolismo” de Septiembre-Octubre-Noviembre de 1950, haya sido miembro activo dentro de esta Orden.

Según las declaraciones de principio de esta Orden:

“I. La O.·.M.·.R.·. es un agrupación espiritualista uniendo fraternalmente a todos aquellos que admiten la necesidad de una redención individual y colectiva basada en las enseñanzas de Louis Claude de Saint Martin.

II. Conforme a las enseñanzas de L. C. de Saint Martin, la O.·.M.·.R.·. reconoce la verdad de la Caída y afirma la necesidad de la Reconciliación del Hombre con su Principio.

III. La O.·.M.·.R.·. se basa en la Tradición Cristiana, la cual es verdaderamente “universal”, como sería si no hubiera sido infectada de un exoterismo, sea cuál sea. La herencia iniciática conservada y transmitida por la O.·.M.·.R.·. es un espiritualismo trascendente. La O.·.M.·.R.·. respeta las diferentes formas de la Tradición, que no son más que una fragmentación de la Tradición Primordial. […]

La iniciación Martinista no comporta más que un solo grado, aquél de S:::I::: […] La O.·.M.·.R.·. quiere unos Martinistas sinceros y no confiere la iniciación a aquellos que no estarían capacitados para recibirla.”.

Orden de los Caballeros Martinistas

Llamada posteriormente Colegio de los Caballeros Martinistas, y actualmente Colegio del Templo del Hombre.

Si mencionamos esta Orden es porque entra dentro, en una de las dos orientaciones, de una intención y unos ritos resueltamente Martinistas. Sin embargo, toma poco a poco una orientación más ligada con el esoterismo y la caballería.

Esta orden fue fundada en 1980 por Pierre Crimetz, entonces principal responsable de la Orden Martinista Tradicional. Devino Soberano Gran Maestro mientras que su esposa devino Gran Maestra.

El nacimiento de esta Orden causó un gran clamor en el seno de la O.·.M.·.T.·. y de A.M.O.R.C. de la que Pierre Crimetz era uno de los altos dirigentes desde hacía muchos años. La O.·.M.·.T.·. estaba en cierta época bajo la dirección de Raymond Bernard, Legado Supremo para Europa y de Christian Bernard, Gran Maestro para Francia. Parece que el Legado Supremo estuvo ligado a la creación de esta Orden, aunque ningún texto oficial lo estipula. Citamos un extracto del folleto hablando sobre los inicios de esta Orden: “P. Crimetz contactó en 1980 con un alto responsable del dominio tradicional de la caballería (…). Recibió el jueves 23 de Octubre de 1980 una iniciación de alto grado, a partir de la cuál fue proclamado Fundador de la Orden de los Caballeros Martinistas. Esta ceremonia se desarrolló en un templo tradicional y auténtico en alguna parte de Europa. Durante esta ceremonia, el iniciador ofició en tanto que representante de la Tradición Primordial. Una veintena de Superiores Desconocidos han asistido a este acontecimiento excepcional en el dominio tradicional…”.

Contrariamente a las tradiciones Martinistas, ninguna filiación es mencionada, ningún lugar preciso, ninguna reseña. Una característica sobre la caballería sí que se menciona, pero no se precisa más.

Dejando de lado la naturaleza de la filiación Martinista, podemos preguntarnos sobre la filiación caballeresca. Podríamos pensar que se trata de una caballería espiritual sin origen histórico. Sin embargo, si ese fuera el caso, es preciso reconocer que puede perfectamente ser respetable y seria, aunque diferente de la que podría ser por filiación histórica.

Hemos sugerido los problemas que conoció la Orden en sus inicios. Se encontraba efectivamente acreditada y sostenida por el Legado Supremo de la O.·.M.·.T.·., R. Bernard, entonces Gran Maestro. C. Bernard, permanece, respecto a todo esto, en silencio. Una carta fue enviada a las Héptadas de la O.·.M.·.T.·. por el Legado Supremo explicando la dimisión de P. Crimetz en estos términos: “…Tengo el deber de informaros que nuestro querido hermano Pierre Crimetz abandona hoy su función y sus actividades en el seno de la Orden Martinista Tradicional para continuar su obra en otros servicios para el bien de la tradición. Su esposa, nuestra querida hermana Andrea Crimetz, también se va para asistirle en su tarea…”. Algunos, pocos, comprendieron, pero una parte de la O.·.M.·.T.·., miembros y dirigentes iniciaron una campaña de calumnias muy eficaz. Raymond Bernard fue obligado a redactar una segunda carta para calmar los ánimos.

La agitación de la O.·.M.·.T.·. no se calmó más que poco a poco, con el paso del tiempo. Las calumnias desaparecieron a gran escala. Al principio, en efecto, la O.·.M.·.T.·. tomó partido por aquél que encarnaba la mística tradicional y ello perturbó enormemente a los hermanos que vacilaban en seguir en el nuevo Orden. El tiempo de duda fue utilizado para contrarrestar este impacto y conservar el máximo de miembros.

Hemos querido insistir sobre las grandes líneas de esta creación para demostrar como una Orden puede constituirse y evolucionar. Algunos años después de su fundación la Orden cambia de expresión y toma el nombre de “Colegio de los Caballeros Martinistas”, para un tiempo después abandonar la expresión Martinista y devenir en el “Colegio del Templo del Hombre”. Remarquemos la asociación de conceptos entre la tradición Templaria y el nombre de una obra de Schwaller de Lubicz: “El templo del hombre”, correspondiente a un estudio muy personal del templo de Luxor, donde aparece una dimensión egipcia.

Intentemos mientras dar las grandes características de su enseñanza durante el periodo en el que la Orden tenía aun su denominación Martinista.

Durante los tres años que siguieron a su creación, los diversos ritos iniciáticos y de grupo eran próximos a aquellos practicados en la Orden Martinista Tradicional. La evolución de la orden acentúa el carácter caballeresco.

A nuestro entender el trabajo en la Orden se efectuaba en este momento de tres formas:

1º – a) Por la recepción de manuscritos de enseñanza tradicional elaborados por el Soberano Gran Maestro sobre los siguientes temas: El Martinismo, la Cábala, el simbolismo, la historia esotérica, la caballería,… Estos textos son dentro del conjunto mucho más serios y profundos que aquellos de la O.·.M.·.T.·. sin ser demasiado ortodoxos desde el punto de vista de la doctrina Martinista;

b) Por la recepción de manuscritos elaborados por el Gran Maestro concernientes al “arte de vivir” y que tratan de hecho de los problemas actuales y cotidianos de la vida de pareja.

2º – Por el trabajo en oratorio. Los manuscritos del Soberano Gran Maestro son leídos a los miembros. Conciernen a los mismos temas que por correspondencia. Un ejercicio místico es seguidamente practicado por el grupo antes de debatir los conocimientos adquiridos. Todo esto con los mismos inconvenientes que hemos anotado antes sobre la O.·.M.·.T.·..

3º – Por el trabajo desde los retiros: Los miembros son invitados a retirarse en la sede de la Orden para efectuar unos retiros de dos a tres días. En ellos los miembros reciben una enseñanza oral del Soberano Gran Maestro sobre temas operativos. Según la Orden se trata de prácticas Martinistas. Los miembros que hayan completado estos retiros siguen las enseñanzas en su oratorio privado y envían informes de sus trabajos. Precisemos que estos retiros están escalonados en grados, permitiendo franquear las iniciaciones de la Orden hasta el grado de caballero.

Esta práctica fue una especie de innovación dentro de las Órdenes esotéricas modernas y permite un conjunto serio de trabajos para los miembros en su domicilio. Es preciso reconocer sin embargo el freno indirecto derivado de estos retiros desde el punto de vista financiero. Según los textos que hemos consultado la enseñanza operativa es poco Martinista. Se trata de ritos de la Golden Dawn inglesa. Recordamos que la Golden Dawn es una orden mágica inglesa fundada sobre una práctica activa de la Cábala.

Concluimos el estudio de esta Orden con una carta que nos ha sido dirigida por su Soberano Gran Maestro en respuesta a la presentación que hemos hecho de su Orden. La reproducimos textualmente:

“Primeramente, quiero señalar que mi filiación Martinista es, por una parte, auténtica, ya que ella me ha sido conferida en su totalidad por Raymond BERNARD en 1966. La rama que constituye lo que se denominó al principio “Orden de los Caballeros Martinistas” no empieza entonces con mi filiación propia tras Christian Bernard, y según vuestro diagrama, sino directamente de Raymond BERNARD. Respecto a la filiación caballeresca, si os puedo decir que la ostento desde hace numerosos años, habiendo tenido el privilegio de haber servido dentro de A.M.O.R.C. y de tener ciertas funciones esotéricas importantes y sobretodo en cuanto Maestro de los Illuminati, he recibido ciertos legados concernientes a la Caballería Templaria. Así la ceremonia del 23 de Octubre de 1980, habilitándonos para constituir una nueva rama de la Tradición, no ha sido más que una confirmación de las filiaciones así como de la posibilidad de difundir o de retransmitir la influencia de la Caballería. Los rosacruces que pertenecían al círculo de los Illuminati saben muy bien que Raymond BERNARD poseía la filiación Templaria desde hacia tiempo, ya que la tenida ritual que condujo desde las ceremonias reservadas a los Illuminati no dejan ninguna duda.

Dicho esto, debo añadir, en lo concerniente a la Caballería, que el 27 de Diciembre de 1985, hemos sido armados “CABALLEROS DE LA ORDEN DE SAN MIGUEL” por el Caballero Michel SWYSEN, él mismo armado por Paul, Pierre, Jean NEYEU, Barón de Ginebra, nacido en la Fleche el 1º de Abril de 1882. “LA ORDEN DE SAN MIGUEL” llamada en nuestra época “ARCHICOMPAÑÍA MICHAELITA”, era en su esencia de estricta Observancia Cristiana Medieval y tenía línea directa con la Caballería Templaria. Su transmisión se ha efectuado a través de numerosas personalidades de la Historia, sobretodo algunos reyes de Francia y de España. […]

Por lo que respecta a nuestra organización, su desarrollo y su expresión se continuan según un plan muy preciso. Su nombre de inicio ha sido “Orden de los Caballeros Martinistas”, después “Colegio de la Caballería Martinista” y después del 27 de Septiembre de 1986, lleva el nombre de “COLEGIO DEL TEMPLO DEL HOMBRE”. Este nombre concretiza la influencia Templaria que ya existía desde la creación, sin estar, sin embargo, definida con precisión, ya que las bases de partida eran Martinistas. No se trata pues, para nosotros, de reconstruir una Orden del Temple, sino, simplemente, de volver a los orígenes de una parte del Martinismo y, por otro lado, de una rama particular de la francmasonería. […]

Sin embargo, continuamos enseñando y practicando aquello que se llama en nuestros días el “Martinismo” y que, de hecho, ha tenido su origen, y los archivos esotéricos lo prueba, en la antigua Caballería Templaria…”.

Pierre CRIMETZ
Soberano Gran Maestro

Nicolas Ivanovich Novikov

478px-nikolay_novikov

Nicolas Ivanovich Novikov nasceu em 7 de maio de 1744 em Avdotino, perto de Moscou, e morreu nesse mesmo local em 12 de agosto de 1818, aos 74 anos.

Escritor russo que entrou na história, fundador de vários jornais satíricos (O Bordão, 1769-1770; O Pintor, 1772-1773; A Bolsa, 1777), foi um dos mais corajosos representantes da crítica social no reinado de Catarina II e chamou a atenção sobre a miséria do camponês russo. Diretor do diário As Notícias de Moscou a partir de 1779, foi também um dos introdutores da Franco-Maçonaria na Rússia, sendo por isto mesmo condenado à morte em 1792. Esta condenação foi comutada em quinze anos de detenção na fortaleza de Schlüsselburg. Novikov foi libertado em 1796, quando da elevação do Tzar Paulo I, um imperador muito liberal e dos mais progressistas, a quem retornaremos um dia, pois ele foi, muito provavelmente, um de nossos irmãos Martinistas. Franco-Maçom (ele foi levado à Maçonaria por seu amigo, o príncipe Kurakin), foi a esse título que avocou a si a libertação de seu irmão Novikov.

Tão logo foi libertado, este último renunciou a qualquer atividade literária. Ele havia então publicado importantes coletâneas de documentos sobre a história da cultura nacional, em particular uma Biblioteca Russa (1773-1784). Fora, por outro lado, o autor de brochuras e de livros destinados a erguer o nível moral da nação, pelo menos em intenção dos russos que sabiam ler, porque nesta época seu número não passava de alguns restritos milhares: comerciantes, burgueses, nobreza.

Como homem prático, havia instituído toda uma série de escolas populares, abrindo em seguida gráficas onde fazia imprimir manuais para essas escolas, assim como outras obras instrutivas e morais que custavam apenas alguns copeques, e às vezes absolutamente nada. Depois organizou hospitais, mas como uma parte ínfima da população podia aproveitá-los, estabeleceu farmácias que forneciam gratuitamente aos indigentes os remédios exigidos por seu estado. Fez ainda surgir em diferentes bairros de Moscou sociedades de benemerência e criou esta importante sociedade que tinha por objetivo fornecer pão e víveres de primeira necessidade aos pobres dos vastos territórios da Rússia, no caso, bastante freqüente, de más colheitas. Eis aí uma tarefa que, antes dele, nenhum homem, agindo a título privado, havia conduzido com sucesso. Deve-se admitir que a imensa fortuna de alguns de seus irmãos, os Martinistas e os Franco-Maçons russos, permitiram-no fazer. Foi assim que o discurso que pronunciou na abertura desta última instituição foi bastante inspirado e convincente a ponto de levar um rico negociante de Moscou a remeter-lhe vários milhões de rublos.

No antigo Museu Rumjansov, em Moscou, encontram-se as jóias e paramentos dos Maçons e dos Martinistas russos da época. Em sua obra Louis-Claude de Saint-Martin, Papus confirma havê-los examinado quando de sua primeira viagem a esta cidade. Encontravam-se lá, igualmente, alguns desses relatórios chamados “penitências”, que os membros da Rosa+Cruz russa, oriunda da Rosa+Cruz Áurea fundada na Alemanha em 1570, deviam fazer chegar periodicamente aos Superiores da Ordem. Segundo Pypin, em um desses documentos, Novikov exprime-se assim: “Com um coração verdadeiro e puro, reconheço que não compreendi o sentido das preciosas colunas sobre as quais repousa a Ordem Sagrada, ou seja, o amor a Deus e ao próximo, ou melhor, que o compreendi mal, pensando que o homem era em si capaz de amar a Deus e ao seu próximo. Estava mesmo tão cego que acreditava cumprir os mandamentos de Deus; mas agora, agradeço com lágrimas ao meu Salvador, por haver-me permitido ver e reconhecer minha cegueira. Ele me fez compreender e sentir que o amor é um dom de Deus, que ele outorga aos seus santos. Há momentos em que eles experimentam do amor ao próximo e têm a firme persuasão de amar igualmente a Deus. Mas esses minutos são passageiros…”.

Em seus escritos, Nicolas Novikov ergueu-se com determinação contra os jesuítas. Ora, na época eles contavam com o favor e a proteção de Catarina II. Além do que o conjunto Iniciático constituído por Novikov e seus amigos Schwartz, Galitzin, etc., compreendia três etapas:

a. o Martinismo, onde estudava-se de maneira simplesmente didática o conjunto das Ciências ditas Ocultas (Astrologia, Magia, Alquimia) e os ensinamentos de L.C. de Saint-Martin, levados à Rússia pelos amigos russos do Filósofo Desconhecido;

b. a Estrita Observância Templária, vinda da Alemanha e no seio da qual existiam grupos secretos nos quais praticava-se o ensinamento teórico precedente;

c. a Rosa+Cruz, oriunda da Rosa+Cruz Áurea alemã, fundada em 1570, e no seio da qual estudavam-se as doutrinas Iniciáticas tradicionais: gnose Alexandrina, cabala hebraica, paganismo eslavo.

Sem se darem conta, o clero ortodoxo e os jesuítas desencadearam uma ofensiva contra esse conjunto e seus dirigentes. Sabemos bem o que aconteceu depois. Uma associação de homens afortunados, apaixonados pelos ensinamentos de um homem como L.C. de Saint-Martin, ardente defensor da Revolução Francesa em sua célebre carta, não podia deixar de atrair acusações. Elas não faltaram. Seus membros foram colocados sob a suspeita de exigir de seus aderentes e por escrito uma declaração contrária a todos os princípios dos estados monárquicos; que se esforçavam para conquistar a boa vontade do povo distribuindo víveres e medicamentos; que escondiam em seus lares todo um arsenal destinado a armar uma tropa facciosa.

Foi assim que as prevenções tomaram corpo. O chefe de polícia recebeu ordem de cercar as casas e efetuar perquirições. Não eram encontrados nem canhões nem grandes quantidades de pólvora. Mas como eram todos eles grandes caçadores, naturalmente possuíam fuzis e carabinas, além de pistolas para as saídas noturnas. E tudo isto bem à vista. Pois foi o suficiente para sustentar as acusações, e nossos irmãos Martinistas e Maçons foram lançados às celas geladas da fortaleza de Schlüsselburg, pés e mãos acorrentados, na primavera de 1792. Só viriam a sair de lá em 6 de novembro de 1796, por um decreto de seu irmão, o Tzar Paulo I. Haviam lá permanecido cerca de cinco anos… No entanto, e para sermos justos, acrescentemos que (condenados à morte pelos tribunais, viram suas penas comutadas em quinze anos de detenção por Catarina II), isto provavelmente salvou-lhes a vida, pois não se vivia quinze anos nas celas de Schlüsselburg.

by Robert Ambelain

Orden Martinista de los Caballeros de Cristo

toussaint

Esta Orden fue dirigida por Monseñor Armand TOUSSAINT hasta su muerte en 1994. Nos ha parecido interesante reproducir aquí una breve biografía de este gran hombre, poco conocido y que jugó un papel importante en el terreno de la Tradición. Apelamos a Rémi Boyer, autor de este escrito en ocasión de su muerte y que nos ha dado permiso para reproducir.

“Armand Toussaint nos ha abandonado para asistir al Oriente Eterno el 4 de Julio de 1994. Nació el 28 de Enero de 1895 aquél que fue un personaje central, pero discreto, de la escena esotérica y partió solo algunos meses antes del fin de siglo.

Antiguo alumno del Ateneo Real de Charleroi, donde realizó estudios científicos, Armand Toussaint trabaja toda su vida profesional en la S.N.C.B., la Societé Nationale des Chemins de Fer Belge, como inspector principal, lo que le permitió realizar numerosos viajes y tener determinantes contactos necesarios para su “carrera como Hermetista”, carrera que vamos a resumir aquí.”

ARMAND TOUSSAINT Y EL ROSACRUCIANISMO

Armand Toussaint fue Presidente de la rama belga de la Asociación Rosacruz de Max Heindel desde 1933 hasta 1970. Después se separa de esta organización, en desacuerdo con el dogmatismo de los responsables de Oceanside, que lo habían calificado con demasiado carácter de funcionario. De antemano, siempre había desconfiado sobre la tendencia americana de transformar una escuela espiritualista o iniciática en un supermercado. En Abril de 1971, en consecuencia, creó la Fraternidad Rosacruz, que presentó como una continuación de las enseñanzas de la escuela de Max Heindel. Hasta el fin de su vida, tuvo relación con un antiguo Colegio R+C, convirtiéndose en el Amigo, el Hermano Mayor de muchos de sus miembros.

ARMAND TOUSSAINT Y LA IGLESIA GNÓSTICA

Armand Toussaint juega un rol importante en el cuadro de mando de las Iglesias Gnósticas (a propósito de esto, léase el artículo de Tau Jacques sobre las Iglesias Gnósticas aparecido en el nº 3 del E.D.C.). Es Roger Dechamps, muerto el 23-12-64, quien consagra a Armand Toussaint como Obispo el 1-6-63, bajo el nombre místico de Tau Raymond. Roger Dechamps había sido Obispo y Prior en Bélgica de la Iglesia Gnóstica Apostólica. Él mismo fue consagrado por Robert Ambelain (Jean III) el 31-5-59, con el nombre místico de Tau Jean Rudiger. Más tarde, André Mauer (Tau André) que sucedió a Robert Ambelain como patriarca de la Iglesia Gnóstica Apostólica, en contra de constituir una Iglesia demasiado centralista y burocrática, consideró a los Obispos Gnósticos como Obispos libres.

Precipitadamente, Armand Toussaint propone en el Sínodo de la Iglesia Gnóstica Apostólica “abolir toda discriminación por razón de sexo en las ordenaciones y, en consecuencia, admitir a las mujeres, con todas las otras condiciones necesarias cumplidas, a los grados mayores de Presbítero y hasta de Obispo” (Extracto de una carta dirigida el 8 de abril de 1972 a Roger Caro). Ante el rechazo del Sínodo, Armand Toussaint funda, en 1969, la Iglesia Rosacruz Apostólica, abierta tanto a hombres como mujeres, con un antiguo compañero de camino y uno de aquellos que él consideró como “hijos espirituales”, Marcel Jirousek. La influencia de la Iglesia Rosacruz Apostólica aumentó en la segunda parte de los años 80, hasta hoy, con la acción de tres personajes de la escena ocultista: Charles-Rafaël Payeur, Triantaphyllos Kotzamanis (Tau Hieronymus) y Tau Pôl Lysis. El primero fue consagrado por Armand Toussaint en 1985 y fundó el Colegio Sacerdotal de la Rosa+Cruz antes de unirla con la Iglesia Católica Apostólica de Brasil, no hostil con los esoteristas. Más tarde, Charles-Rafaël Payeur, continúa desarrollando las enseñanzas, mediante cursos, cassettes, conferencias y libros, en los que el ocultismo se funde con un profundo humanismo. Triantaphyllos Kotzamanis, igualmente Gran Maestro Mundial de la obediencia masónica, el Oriente Universal de los Ritos Tradicionales, Arzobispo Prior en Grecia de la Iglesia Rosacruz Apostólica (llamada en Grecia, como en Francia, Iglesia Rosacruz Gnóstica y Apostólica), lucha por el reconocimiento legal de esta iglesia, contra la hegemonía de la Iglesia Ortodoxa griega, que la consideró como un atentado a su soberanía. Tau Pôl Lysis, Arzobispo Prior de Francia, Suiza e Italia, por el contrario, ha conservado el carácter discreto y esotérico de la Iglesia, que le proporcionó Armand Toussaint, reservándola a los Martinistas, Rosacruces y Francmasones.

ARMAND TOUSSAINT Y EL MARTINISMO

Armand Toussaint fue aceptado en el Martinismo y consagrado como Superior Desconocido Iniciador (S:::I:::I:::) de parte de su Maestro Serge Marcotoune de Kiev, Maestro Hermius, que le encarga abrir una Logia en Bélgica. Después de la muerte de Serge Marcotoune, el 15 de Enero de 1971, Armand Toussaint funda la Orden Martinista de los Caballeros de Cristo, vehículo conjunto de la filiación del Martinismo ruso y de la filiación Caballeresca. La O.·.M.·.C.·.C.·. se desarrolla poco hasta los años 80. En esta época, Armand Toussaint autoriza a Triantaphyllos Kotzamanis y Pôl Lysis a abrir Logias con características Hermetistas, bajo el nombre de Logias de los Caballeros Verdes. Esta corriente de la O.M.C.C. se desarrolla en todos los continentes, y a comienzos del año 1994, Armand Toussaint autoriza la reorganización de las Logias de los Caballeros Verdes bajo la autoridad de una Gran Logia Internacional de los Caballeros Verdes, muy independiente, pero permaneciendo bajo el seno de la O.·.M.·.C.·.C.·.. Armand Toussaint fue legalmente miembro de la Orden de los Caballeros Masones Elus Cohens del Universo, pero se aleja rápidamente, considerándola demasiado compleja e ineficaces las operaciones propuestas. Aunque reticente, no se opone jamás a las relaciones entre las Logias Martinistas de los Caballeros Verdes con las de las Órdenes de los Elus Cohens operantes entonces.

HUMANISMO Y ECUMENISMO

Armand Toussaint mantiene durante toda su vida un humanismo convencido. Después de la segunda guerra mundial, contactó con el proyecto “Stop War”, proyecto espiritualista que intenta mediante conferencias, congresos internacionales, publicaciones, orientar a las políticas nacionales e internacionales en otra dirección de aquella que todos conocemos. Este proyecto recibió el apoyo de la difunta reina Isabel de Inglaterra. No dando sus frutos deseados tal proyecto, Armand Toussaint retoma los estudios de cultura general y se consagra a su lucha espiritual. Él fue también secretario general del World Spiritual Council, que trabajó por un ecumenismo sin conversión, bajo la presidencia de Frans Wittemans, amigo personal de Armand Toussaint. Toda su vida, hizo prueba de una real tolerancia y de una gran sabiduría ante las crisis que agitaban tanto a individuos como sociedades. Apoyó regularmente proyectos creando contactos entre responsables de organizaciones tradicionales. En una carta del 20 de Marzo de 1973, dirigida a Roger y Madeleine Caro, escribe: “Mis felicitaciones también por vuestro gran sentido verdaderamente ecuménico. Los espiritualistas de todo tipo hablan sin cesar de fraternidad y del mismo único Dios, sin querer, sin embargo, encontrarse y dialogar con los otros cuerpos civiles o militares constituidos, con ideologías fuertemente discrepantes y a menudo contrarias. ¿ No es así como los espiritualistas deberían dar ejemplo en esta vía?. Estamos lejos de ello, en general”. Los últimos años de su vida, no pudiendo viajar ya, sigue interesado en la experiencia ecuménica mediante los Coloquios Arc-en ciel, y mucho después, con los trabajos más cerrados del Grupo de Tebas.

ARMAND TOUSSAINT Y LA ALQUIMIA

Armand Toussaint se apasiona por la Alquimia. Su reencuentro con Roger Caro fue determinante para los dos hombres y para las organizaciones que dirigían. Desde que Armand Toussaint escribe por primera vez a Roger Caro el 20-8-1971, se presenta como “estudiante de Alquimia desde hace 25 años, sin realización práctica alguna” y solicita beneficiarse de las enseñanzas de los Frères Ainés de la Rose+Croix. Esta fecha verá entonces el nacimiento de una amistad que no disminuirá nunca entre los dos hombres, a pesar del tiempo y la lejanía y los primeros pasos sobre la vía del Cinabrio, que el dirigirá hasta el fin de sus días, convirtiéndose en uno de los mejores especialistas de esta vía, investigando todas las aplicaciones medicinales de la Quintaesencia y de la Piedra al Rojo.

En 1992, autoriza la creación de una Logia Martinista “Cinabrio”, a semejanza de los Hermanos y Sorores de la O.·.M.·.C.·.C.·. que se consagraban al estudio y a la prácticas de la vía del Cinabrio.

No parece que Armand Touissant haya practicado de forma intensiva otras vías alquímicas, a pesar de algunos contactos con Eugène Canseliet .

Armand Toussaint había recibido igualmente unos conocimientos precisos sobre una Alquimia interior del Cuerpo de Gloria, basada en el Cantar de los Cantares, texto que había publicado comentado.

ARMAND TOUSSAINT Y ROGER CARO

El reencuentro entre Armand Toussaint con Roger Caro debía ser el origen del nacimiento de la E.U.N.A., Iglesia Universal de la Nueva Alianza.

Desde que Roger Caro recibió la primera carta de Armand Toussaint, hubo un signo en el Cielo. En efecto, después de 1969, la Orden de los Frères Ainés de la Rose+Croix no ha tenido otro Gran Prior General (Según el correo dirigido por Roger Caro a Armand Toussaint) que el propuesto Armand Toussaint que debió aceptar sin recelar. Roger Caro le puso en contacto, de conformidad con la tradición de la Orden, con un Maestro guía que lo asistirá hasta su Adeptado, recibido en 1972, Adeptado que se correspondía enteramente con ser un Frère Ainé de la Rose+Croix. Fue nombrado más tarde Imperator honorario de la F+A+R+C.

Armand Toussaint consagra a Roger Caro como Obispo el sábado 10 de Junio de 1972, en la residencia dels Angelots, en Saint-Cyr-sur-Mer, sede de los F.·.A.·.R+C. Después de haberse consagrado a desarrollar la Iglesia Rosacruz Apostólica en Francia y en el extranjero (en esta época, la E.R.A. había sido casi inexistente fuera de Bélgica) Roger Caro propone a Armand Toussaint fundar la Iglesia de la Nueva Alianza en comunión con la E.R.A, la primera para los alquimistas y la segunda para los rosacruces. Para fundar su Iglesia, Roger Caro se apoya en los documentos de la ex Iglesia Templaria, cánones y rituales, encontrados en los archivos de la Orden de los F.·.A.·.R+C. Este proyecto era para él esencial, y agradecería de por vida a Armand Toussaint habérselo permitido realizar (Según carta de 31-9-1971, dirigida por Roger Caro a Armand Toussaint y a su esposa). Más tarde, Roger Caro cerró la Orden de los F.·.A.·.R+C, invitando a sus miembros a retirarse dentro del seno de la Iglesia de la Nueva Alianza.

ARMAND TOUSSAINT Y EL ORIENTE

Armand Toussaitn había viajado mucho y se encontró con muchos Maestros orientales. Adepto de la escuela Soto Zazen, era partidario de un ecumenismo entre Oriente y Occidente. Preparó una técnica original, denominada Yoga Panaghion, uniendo las bases Martinistas enseñadas por Serge Marcotoune a lo que denominaría “l’accord-fin”, a las técnicas y conceptos que el había recibido por la línea marcada por los Santones hindúes. Al final de sus días, hacía muchas veces referencia a “los cristales verdes, muy tangibles, de la Ciudad de Shamballah”.

UN HOMBRE NADA COMÚN

Este breve resumen de la carrera de Armand Toussaint dentro del mundo secreto del esoterismo permite comprender la influencia de este hombre discreto y de viva inteligencia sobre numerosas corrientes tradicionales occidentales, y la ayuda que supo aportar a numerosos buscadores, Martinistas, Rosacruces, Francmasones y Alquimistas. Muy racional y pragmático, habiendo seguido la evolución de la investigación psicológica hasta el fin de sus días, fue amigo, guía y compañero, el Hermano, siempre presente en los buenos días como en las malas horas. Es, por ello, un Amigo de Dios que nos ha abandonado para volver al Reino que siempre fue el suyo: el más alto.”

Nos referiremos en las líneas que siguen a la presentación , así como a las diversas conversaciones que hemos tenido con sus responsables.

La Orden Martinista de los Caballeros de Cristo agrupa a místicos cristianos, hermetistas rosacruces, que siguen la Vía Iniciática de la Reintegración espiritual o Catarsis (perfección espiritual). Se presenta como la heredera de la Tradición de las antiguas sociedades iniciáticas Estoicas Mitraicas, como Johanita, Rosacruz y Gnóstica.

El objetivo perseguido por sus miembros es “liberar al ser humano de la presa del Príncipe de este mundo y de realizar la unión mística de la personalidad (consciencia) con la individualidad oculta (supraconsciencia).

Sus miembros se esfuerzan por acceder a la maestría reinando en el Reino del Centro propicio al descenso del Paráclito enviado por el Cristo, mediante, con la ayuda del Iniciador, una conexión con la Egrégora protectora de la Cadena Oculta.”

Una de las características importantes de la Orden, es la de la Iniciación de los Superiores Desconocidos Iniciadores. En la casi totalidad de las órdenes Martinistas, la iniciación transmitida lo es “bajo condición”. Es decir que la demanda al futuro Superior Desconocido de obligarse a no transmitir el grado de consagrador sin el aval de la jerarquía de su Orden. Esto no se corresponde evidentemente con las antiguas costumbres, pero se explica solamente por las preocupaciones administrativas. En la O.·.M.·.C.·.C.·., los S:::I:::I::: son verdaderamente libres y ninguna limitación de su poder le es impuesta. Son, por consiguiente, libres de enseñar y de transmitir.

La filiación de esta Orden remonta a Louis-Claude de Saint-Martín según la cadena de transmisión que sigue:

Louis-Claude de Saint-Martín que la traspasó en 1780 (*) a:

El príncipe Kourakine, diplomado en Francia que la traspasó a:

Nicolás Nokilov, escritor y editor, uno de los principales responsables de la Francmasonería y de la Rosa+Cruz de Rusia, que la traspasó a:

Gamaleï, poeta, que la traspasó a:

Posdéëv, que la transmitió a:

Pierre Kasnatchéëv, que la traspasó a:

Serge Marcotoune, abogado, de nombre místico Maestro Hermius, que la transmitió en 1930 a:

Armand Toussaint, de nombre místico Maestro Raymond Panagion, Gran Maestro de la Orden y Patriarca de la Iglesia Rosacruz Apostólica hasta su pasaje al Oriente Eterno, en 1994.

La O.·.M.·.C.·.C.·. también es legal depositaria de la filiación de Papus, y de la filiación Martinista rusa de parte de Robert Ambelain, filiación que remonta igualmente a Nicolás Novikov, pero por otra vía.

Esta Orden afirma en lo que respecta a la filiación Martinista, adherirse a la tesis de Robert Amadou, según la cuál Louis-Claude de Saint-Martín no fundó jamás orden Martinista, ni transmitió iniciacion Martinista bajo forma ritual. Se trataría, entonces, de una filiación de deseo, de una filiación espiritual que, poco a poco, se ha ido formalizando ritualmente, bajo la influencia de diversas personalidades, sobre todo de Novikov y Papus.

La Gran Logia de los Caballeros Verdes está bajo la autoridad de un Maestro Director y de un Consejo Supremo. Este último está compuesto de los Superiores Desconocidos y de los Superiores Desconocidos Iniciadores Libres (S:::I:::I:::L:::) de la Orden.

Las mujeres y hombres son admitidos a los tres grados tradicionales, interpretados de la siguiente manera:

Los Asociados: se integran en la Egrégora de la Cadena Oculta mirando y escuchando, sin derecho a hablar.

Los Iniciados: Sostenidos y protegidos por la Egrégora de la Cadena Oculta, que siguen la Vía Iniciática para su reintegración personal. Experimentan.

Los Superiores Desconocidos: Son guardianes de la tradición Martinista. Profundizan la Vía (damos a esta palabra un sentido próximo al de la palabra “Tao”). Mediante sus trabajos operativos y sus investigaciones, se preparan a transmitir la herencia tradicional.

Los Iniciadores Libres: poco numerosos, son los encargados de preparar a los buscadores de la Iniciación. Trasmiten libremente y bajo su sola responsabilidad la iniciación a aquellos que han sido convenientemente preparados. Son los encargados de la Orden y dirigen los trabajos rituales.

Esta Orden mantiene relaciones fraternales con la mayoría de las Ordenes Martinistas del mundo, como con las organizaciones pertenecientes a otras corrientes, que perpetúan igualmente, según sus propias costumbres y ritos, la Tradición alquímica y hermética de los antiguos Rosa+Cruz.

Una dimensión más caballeresca aparece como un componente importante de esta Orden. Según los textos de la Orden, “El iniciado encuentra, en el decurso de sus peregrinaciones, las profundas joyas indecibles que le confirman en su dirección hacia la Luz de Cristo. Asimismo, debe purificar su capa (cuerpo sutil). Debe purificar y fortalecer esta capa, liberándose de las inhibiciones, complejos y cristalizaciones psicológicas represivas. Él es el Caballero Errante del Graal, yendo hacia la aventura, para conquistar la Ciudadela del Ser”.

La Orden es depositaria de múltiples tradiciones caballerescas, distingue hasta 28 escalones, o encuentros liberadores, o piezas de la armadura que el Caballero de Cristo adquiere progresivamente a lo largo de sus experiencias enriquecedoras hacia la Luz espiritual.

“Las tomas de conciencia se presentan al iniciado (aquél que comienza), hasta que la capa de este buscador de la verdad interior sea perfectamente pura y brillante, permitiendo entonces por la operación de la Gran Obra, la creación del Cuerpo de Gloria.

El Caballero de Cristo lava continuamente su “ropa”, o su karma (o destino), resultado de sus experiencias deficitarias anteriores.

Purifica su cariotipo (tema astrológico de nacimiento). Esta voluntad de perfección se afirmará más y más hasta que, mediante sus esfuerzos, devenga estable e invulnerable”.

Precisamos también que el estudio se hace en Logia o en Oratorio. El trabajo es básicamente teúrgico y martinezista. Prepara a dos tipos de teurgia, la teurgia Cohen y la teurgia Salomónica dentro del cuadro de Superiores Desconocidos. En esta Orden, el Círculo de los S:::I::: existe realmente y constituye una verdadera Orden, que no se corresponde con los casos aislados, aunque sea utilizada la misma denominación.

Existen también unas prácticas de ascesis, salmos y anácrisis, que son observados según las reglas y técnicas precisas. Es el Iniciador el que se encarga del progreso individual dentro del conjunto de estos aspectos prácticos.

Esta Orden tiene ligámenes privilegiados con la Iglesia Rosacruz Apostólica, así como con la Orden de los Caballeros Masones Elus Cohens del Universo, que no hay que confundir con aquellos de los que ya hemos hablado en el análisis de la O.·.M.·.I.·. .

by Rémy Boyer